Manolo Garcia – En una playa calma

Como el hombre de los hielos acechando en la negrura de un bosque de coniferas
senti, no se porque, congoja y soledad aquella mañana de tormenta
Aquella mañana de tormenta Miraba cuadros que eran puertas cerradas, recostado en un divan de hotel
de una ciudad del sur, no se en que año Quiza en el noventa
Conmigo mismo, a solas, y sin saber darme descanso
Si hubiera podido echar ancla a resguardo de alguna playa calma
En un florecer de inviernos lejos del mar abierto, varado de espaldas al alma
Mas fue tan raudo el vuelo, tan cambiante el se?uelo, tan rapida la batalla
Salio el sol y fue peor Un viento negro arremolinando las adelfas cuajaba mi animo espacial
y me lanzaba a navegar entre aerolitos a traves del ventanal con cortinajes A traves del ventanal
Como un hombre de los hielos (un rudimentario arco y cuatro flechas)
alentado por la inexplicable tentacion de la existencia
Volvio a encapotarse el cielo Como la vida Luz, penumbra, luz
Conmigo mismo a solas y sin saber darme descanso
En la linde del bosque recostado en mi melancolia instalado como para siempre
Y a lo lejos la llanura amarilla iluminada por un escueto sol de invernadero
Sobre el asfalto, el estrepito de la ciudad latiendo Sobre el asfalto escuchaba, hipnotica, tu voz diciendo: no sigas sufriendo

Vista / Viewed: (0) Veces / Times

Los comentarios están cerrados, pero los trackbacks y pingbacks están abiertos.