Marea – Corazon de mimbre

Quieto parao, no te arrimes, ya son demasiados abriles
para tu amanecer desbocao, mejor que me olvides,
yo me quedo aqui a tender mi pena al sol
en la cuerda de tender desolacion,
luego empezare a coser tequieros en un papel
y a barrer el querer con los pelos de un pincel

y en cuanto acabo de zurcir las heridas de
las noches mal dormidas llegue yo
y le llene de flores el jergon para los dos,
sin espinas, de colores, que se rieguen
cuando llore y cuando no, las sulfatamos
con nuestro sudor,
y me confeso, cuando quieras arrancamos que
en las lineas de la mano lo leyo,
que se acabo el que la quemara el sol,
pero se asusto, ?como te retumba el pecho!,
tranqui, solo es mi maltrecho corazon,
que se encabrita cuando oye tu voz,

?que co?o le pasara que ya no sale a volar ?
?tal vez le mojo las plumas el relente de la luna?
le volvio loca el sonio de las gotas de rocio
cuando empieza a clarear y aun no se ha dormio

y me enamoro, aunque era un hada alada y
yo seguia siendo nada no importo,
eramos parte del mismo colchon
hasta que juro,”nos querremos mas que nadie
pa que no corra ni el aire entre tu y yo”,
senti que me iba faltando el calor,

le hizo un trato al colchon, con su espuma se forro
el corazon, que anoche era de piedra y al alba era
de mimbre que se dobla antes que partirse

amanecio, la vi irse sonriendo, con lo puesto,
por la puerta del balcon, el pelo al viento
diciendome adios, porque decidio que ya
estaba hasta las tetas de poetas de bragueta y revolcon,
de trovadores de contenedor

Vista / Viewed: (0) Veces / Times

Los comentarios están cerrados, pero los trackbacks y pingbacks están abiertos.